Jubilación voluntaria: se elimina el incentivo salvo para quienes lo solicitaron en 2012

El  Consejo de Gobierno ha acordado la eliminación definitiva del Plan de Incentivación a la Jubilación Voluntaria dejando a salvo a quienes se acogieron al mismo en 2012.



Pese a la desaparición de la oposición del Tribunal de Cuentas, el Consejo de Gobierno aprobó el pasado miércoles la suspensión definitiva del Plan de Incentivación de la Jubilación Voluntaria (puedes ver aquí la Resolución).

Sólo quienes solicitaron antes del 31 de enero de 2012 su inclusión en dicho Plan podrán acogerse al mismo, siempre que estén jubilados a 1 de octubre de 2013 (puedes ver aquí la segunda Resolución aprobada por el Consejo de Gobierno).


El Plan de Incentivación a la Jubilación Voluntaria estaba en suspensión cautelar desde el año pasado, en espera de las actuaciones del Tribunal de Cuentas.

Sin embargo, el 20 de marzo de 2013 el Tribunal de Cuentas archivó sus actuaciones. No existen por lo tanto ya impedimentos jurídicos para mantener el Plan de Incentivación a la Jubilación Voluntaria.

El Vicerrector de Ordenación Académica justificó la suspensión de dicho Plan en la imposibilidad de sustituir al profesorado jubilado por profesorado de nueva incorporación. Sin embargo esta excusa no parecerá muy convincente a los muchos departamentos que en los últimos años han sufrido jubilaciones sin que se produjesen nuevas incorporaciones.

A pesar de lo poco convincente de las excusas esgrimidas por el Equipo de Gobierno, una vez más una medida que cercena derechos del profesorado contó con el apoyo unánime de la representación del profesorado en el Consejo de Gobierno.


En definitiva, gracias a la decisión tomada esta semana por nuestro Consejo de Gobierno el profesorado que esté en condiciones de jubilarse voluntariamente ya no recibirá compensación económica por la pérdida de ingresos que significa la jubilación (pérdida que no se produce en otros niveles retributivos).

Es necesario aclarar, por último, que el Plan de Incentivación a la Jubilación Voluntaria no tenía coste alguno para la Universidad, muy al contrario, por cada persona que se jubila se produce un ahorro de unos 40.000 euros para la UGR.