INCUMPLIMIENTO DE GERENCIA: COMISIONES DE SERVICIO EN LA UNIDAD DE CALIDAD

 
La Gerencia una vez más se salta la resolución que ella misma hizo sobre la forma de realizar las comisiones de servicio.
 
Esta Gerencia no ha obrado bien y lo sabe. Las plazas han sido adjudicadas a personas que pueden tener los méritos, pero que no deberían haber sido admitidas a este proceso.
 
Que Gerencia vulnere de forma tan palmaria los principios de concurrencia competitiva en este tipo de adjudicaciones, nos retrotrae a la época en que las comisiones de servicio se daban a dedo sin más explicaciones.
 
LA HISTORIA
 
Hace una semana, el Servicio de PAS publicó en su página web la adjudicación de la convocatoria de comisiones  de servicio de 24 de abril, y lo que ha ocurrido con la adjudicación de las dos plazas de Técnico en la Unidad de Calidad, Innovación y Prospectiva nos parece escandaloso.
 
No vamos a entrar a juzgar la idoneidad de las personas seleccionadas pero sí el procedimiento seguido para su provisión. A pesar de que se hicieron “públicos” los criterios a considerar, no se hizo igual con la ponderación de los mismos.
 
Dice la convocatoria que hay que aplicar el apartado 7 de la Resolución de la Gerencia por la que se regula el procedimiento de concesión de Comisiones de Servicio internas, para que las posibles personas interesadas puedan manifestar su interés en cubrir las siguientes vacantes.
 
El apartado 7 establece en uno de sus párrafos que “se abrirá un plazo de 3 días hábiles, con publicidad a todo el personal mediante correo electrónico, para que pueda manifestar su interés en cubrir dicha vacante cualquier funcionario/a de nivel inferior que reúna los requisitos para ocupar dicho puesto de trabajo.”
 
Pues este requisito ha sido ignorado por Gerencia. En concreto, se ha permitido participar a varias personas que ya tenían asignada una comisión de servicios del mismo nivel, siendo una de ellas quien ha obtenido una de las plazas.
 
Y a la otra persona fue excluida de participar en un miniconcurso celebrado anteriormente, por tener una adscripción provisional, y ahora, no sólo participa sino que, además, la obtiene.
 
Ya dijimos que la Universidad de Granada es una Administración Pública, no una empresa privada. Conviene recordarlo... y conviene que Gerencia lo recuerde.
 
Un tema es la potestad organizativa de Gerencia y otra el abuso hasta el retorcimiento de las normas. ¿Que la Unidad de Calidad precisa una dotación de Previsión de Nuevas Necesidades? Podríamos entenderlo y si se justifica debidamente, apoyarlo, pero esta no es la forma de provisión apropiada.
 
Desde CCOO denunciamos estos hechos, que trasladaremos a la Junta de Personal y a otras instancias universitarias.
 
Esta no es la Universidad de las personas, es la Universidad de algunas personas.
 

 

 

Acceso a Revista El Dardo




Facebook

 

Afiliate

Formación

APP CCOO DE LA UGR

DESCARGAR APP CCOO DE LA UGR
Qr Code